Sincope

Supongo que si no me pasaba por aquí antes es porque no me salía nada bonito que decir, pero ahora que delante mía, en mi ventana, hay un montón de flores,  Sol y sólo el ruido de un molinillo de colorines que con el viento me ha gritado ” ya valió chavala”, me apetecía contarlo, desde el Amor que conforma mi estructura ósea y no desde la confusión que supuso una ostia que no esperaba en todo el pecho, sin guantes y sin las protecciones puestas.

Vivo en un Limbo extraño y blandito pero con muchas aristas, porque no me fio de nadie, y tampoco pasa nada. Si antes no sabía que estaba haciendo, ahora menos y es una locura, la verdad, pero lo llevo de puta madre porque bailo muchísimo y me olvido de todos los que acabaron muertos en la cuneta de esta  carretera en el desierto que es mi Vida.

Soy una escapista, quebrantahuesos, mujer de fuego, empática extrema que aún huele a peonias, licenciada en coser mis propias  tripas y acostumbrada, demasiado,  a oír  ” lo siento, Eve, después de que me lloraste océanos enteros, me di cuenta de lo muchísimo que te quiero”. Generalmente esto pasa cuando ya me importa verga.

Tengo una amiga con los zapatos verdes más bonitos del mundo, que se encogió de hombros un día mientras sacaba un pañuelo y me dijo ” había que estar” y no pude por menos que sonreír. A veces hay que estar, aunque sea lo que menos te apetezca en tu lista de cosas molonas para hacer, porque eso es la amistad y no hay más perro que ladre. Doy por supuesto que el universo se lo devolverá multiplicado por mil en cerveza y aceitunas y que por supuesto será conmigo.  A mi vera sólo quiero cabrones  valientes y gigantes preparados para lo que venga, porque han luchado en miles de guerras, con capacidad de oler las rosas sin romperlas, sin achante posible, porque para  la risa valemos todos. Los sin más me ponen muy nerviosa.

Quedo mucho con un chico que me hace reír a lo bestia y me abraza y me dice ” ay Eve, es que como molas”. Hablamos durante horas, con frio, en bares, en la calle en los bancos  y  me presenta a sus amigos como una joya de valor incalculable. La noche siempre se nos hace corta. Se me había desconfigurado tanto el sistema operativo y motor, que esto que debería ser lo normal, a mí me parecía un mundo. He aprendido a dejarme querer, que no sabía.

Me quedaba grande mi ropa, mi piel y mis huesos, hasta el hueco para el corazón, y tenía el lenguaje físico y visceral mas agudizado de lo normal (ojo con este lenguaje porque sin tu quererlo, te delata). Era yo, pero no me reconocía, parecía que estuviera usando el cuerpo de otra persona y lo que realmente pasaba es que tenia los músculos del corazón dados de si, y dime tú, como se cura eso sino es con bendito Tiempo y curitas de personas bonitas que no se fueron, que se quedaron. Los que sois, lo sabéis y sabéis lo mucho, lo muchísimo que os quiero. GRACIAS.

Vuelvo a estar muy a gusto en mi carne con cicatrices y dibujos, si hasta Almodóvar me trajo una obra de arte para recordarme que hay seres tan especiales, pero tan tan especiales que para el pueblo llano, son dramáticos extraterrestres. En la funda del móvil llevo la entrada de cine de Dolor y Gloria y la luna y la estrella de Camarón. Nada más. La próxima vez espero irme antes , la verdad. Además también he descubierto que se puede ver el nuevo video de Rosalía sin esperar por verlo con nadie y que no pasa nada. Vamos que he vuelto porque un compendio de personas increíbles, sin saberlo, me han recordado que es Abril ya, que hay fresas y mi cumpleaños, que los pájaros cantan justo en el momento que me bajo del taxi de madrugada y me acompañan a dormir, porque gracias a Dios y contra todo pronóstico, esta gripe ya está pasada.

“Flores azules y quilates y si es mentira, que me maten “

55887614_376082023245607_5973757775921020928_n

 

Reina Canalla ADIF-1

Reina Canalla ADIF-5

Reina Canalla ADIF-12

Reina Canalla ADIF-14(1)

Reina Canalla ADIF-16

Reina Canalla ADIF-20

Reina Canalla ADIF-23

Reina Canalla ADIF-33

Reina Canalla ADIF-39

Reina Canalla ADIF-49

Reina Canalla ADIF-50

Reina Canalla ADIF-63

Reina Canalla ADIF-27

Reina Canalla ADIF-47

 

Mono vaquero intervenido Reina Canalla

Nike AIrmax 97

Calcetines : Roits

Sujetador: Undiz

Horquillas con piedras de Adelaida Laine

 

Mientras escribía este post sonaba: Dellafuente ” En mi hambre mando YO”

Fotografía : Alvaro Ayarza – Abocados

 

 

 

4 comentarios en “Sincope

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *