Tormentas,balcones y plantas verdes.

Hoy es mi cumpleaños. Mi día favorito del año aunque este sea el segundo en toda mi existencia, que no me tatuo , sigue siendo mi día favorito del año.

A las 00:00h, mi amor italiano me decía que me quiere y le prometí que es mi sueño andaluz de futuro, un patio blanco con flores. Aunque la última vez que nos despedimos lo hiciéramos en Madrid, en Gran Via (porque con ella todo es grande), después de cantar a gritos a Nawja en la ocho y medio y quedarme sin palabras con la exposición de mi adorado David Delfín. Desde de este momento decidí que todo lo que hiciera estaba pensado a que si un día alguien se pasea por el Canal Isabel II viendo mi obra, sienta lo mismo que yo sentí. Dedicación y amor por la costura como forma de expresión de un alma que se le queda pequeño su cuerpo de piel. EL colmo del Arte. Hay una palabra para cuando la belleza te supera, pues eso sentí durante dos días completos. Terminé un dia de mil horas, comiendo pizza de jamon y aceitunas negras y sonriendo y asimilando.

“Por momentos no entiendo nada “

                                                                         David Delfín

Mientras la locura se vuelve a camuflar en alguna paranoia nueva, abro los balcones de mi casita, la de la puerta negra, en la que conviven el verde, el gris y el rosa palo, para escuchar la lluvia que se vuelve tormenta y los pájaros cantando muertos de la risa. La Lupe suena de fondo mezclándose con los rayos. Las flores se han vuelto locas a nacer y las fresas están más ricas que ningún Abril vivido anteriormente. La maquina de coser siempre está funcionando.

Camino con la confianza de quien sabe que en ser yo no me gana nadie, por mucho que lo intenten y por mucho que pierdan el norte. Por muchas patadas al aire que den, frustrados porque no encuentran una eternidad en la que llevo invirtiendo mi tiempo, mis puntadas y mis pestañeos, desde hace muchos muchos años.

Termino esta vuelta al sol sin pena, sin miedo, tranquila y con dos peonias. Podría recubrirme toda la piel con pétalos y sin mentiras, me siento agusto en la parte de dentro de los ojos de mis amigos cuando me miran. Tengo la calma de quien sabe que puede perderlo todo, pero si pasase, no hay drama, porque tengo mi vida muy vivida. Ocupo mis horas en quererme y en devolverme lo que me negué y lo que otros, desde dentro mía, me robaron. Siempre querré saber donde estás, para dibujar una línea opuesta en el mapa e irme allí. Bien lejos de ti.

Vamos, que puedo decir que soy feliz, que me rio mucho y que cada dia tengo menos prisa,  que el reflejo del espejo me gusta y que mis entrañas se reafirman en mi, cada milisegundo extraño que pasa y que si por cosas de la vida, algún dia me pierdo, me recuerdo en mis tatuajes y en los cajones donde guardo mis telas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *